No hay nada que se le compare en este mundo a poder volar con amigos. No importa donde, porque cielo hay en todos lados, importa poder saltar y estar un rato lejos de la rutina, lejos de lo que te hace mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *